lunes, 24 de enero de 2011

HISTORIAS DE LA DANZA DEL POCHÓ (La Leyenda del Pochó Andante)


Por: Emanuel Moctezuma Marín Bolón

Indiscutiblemente que una de las tradiciones más autóctonas de Tabasco es la Danza del Pochó la cual tiene raíces prehispánicas que se hunden en los más añejos mitos de la cosmovisión mesoamericana que vinculaban el origen del hombre con el maíz. y por sus características, se cree que se practicaba como parte de una ceremonia religiosa del culto a los dioses representando la lucha entre el bien y el mal, única en su género, ha sido preservada de generación en generación por los habitantes de Tenosique, manteniendo su arraigo como un legado para México y el mundo.


Misteriosa como el tiempo mismo, así es la Danza del Pochó y es precisamente en este marco donde Don Arcadio Sánchez Jiménez orgulloso tenosiquense a sus 66 años, en entrevista amena con un servidor, nos narra una historia que a su vez se la contó su señora madre Doña Enedina Jiménez, la cual ella escuchó desde que era joven, se trata de “La historia del Pochó Andante”.

Y es que Don Arcadio nos refiere que en tiempos lejanos “había una persona que nadie sabía quien era, que disfrazada de Cojó con su careta rústica y enigmática, recorría las pocas colonias y comunidades de aquel entonces como un alma en pena, anunciando que se aproximaba el inicio de la Danza del Pochó, este Cojó, pedía posada y alimento en las casas donde lo agarraba la noche, este personaje que casi no hablaba con nadie, dormía en algún rincón que le proporcionaba el dueño de la vivienda, más por miedo que por otra cosa, ya que se decía que quien le negara algo podría pasarle algo malo; este Cojó no dejaba que le vieran el rostro y a la mañana siguiente seguía su caminar, ya con el paso de los días y acercándose el inicio de la danza comenzaba su regreso a manera de recoger sus pasos, a este personaje se le conocía popularmente entre los antiguos pobladores como el Cojó solo, el cual volvía cada año, y con el tiempo desapareció de manera misteriosa”.

Continuando con la conversación Don Arcadio, quien participa desde los 13 años en la danza, advierte que aquella persona que juegue la danza del Pochó tiene que jugar 7 años consecutivos y recoger los pasos por donde se haya caminado y danzado, ya que es muy importante, porque se dice que quien no lo haga, podría enfermarse e inclusive llegar a morir, así que se tiene que llegar hasta el martes de carnaval a quemar el Pochó en la casa del capitán de los cojoes, gritándose “Hasta el otro año”.

Nuestro amigo Don Arcadio nos dice que a el se le conocía como el Cojó mayor y su tigre mayor era un personaje que lo llamaban con el sobre nombre de “Barrabás” obrero de complexión robusta, quien cargaba en hombros a diversas personalidades de la ciudad, además recuerda que como parte de la danza, se buscaba un niño que se disfrazara de tigrito y ese pequeño era robado por la ciudadanía y los cojoes hacían un bullicio buscándolo y en la casa que era encontrado el tigrito, el propietario tenía que brindar a los danzantes atole o café.

De igual manera recuerda que los tigres se subían a los techos de las casas antiguas donde sobresalían las vigas de madera de la techumbre y con el “shiquís” se simulaba dispararles y por medio de una soga se deslizaban al suelo simulando su muerte, siendo colocados en fila posteriormente.

Don Arcadio Sánchez Jiménez se acuerda con añoranza de personas que ya fallecieron pero que siempre participaban en la Danza, como su finado tío Don Fidel Sánchez quien fue capitán del Cojó cuando era “cajero” (quien toca el tambor) a quien se le conocía con el apodo de “El Pavo” y Don Serapio era el “pitero” (quien toca la flauta de carrizo). También recordó a uno de los artesanos que hacían las caretas de Cojó en la Colonia Pueblo Nuevo y se le conocía como Don Teléforo.

Como datos históricos referentes a la difusión de la Danza del Pochó, recordamos la filmación realizada en el salón nacimiento Corona donde se contó con la presencia de Amalia Hernández reconocida por su ballet de talla internacional, estuvo también José Antonio Cossío y José Pinto Meneses, este último periodista fue quien bautizó al carnaval de Tenosique como “el más raro del mundo”. En 1978 se presentó la danza del Pochó en el canal 13 de Imevisión en el foro 4 en el programa Sábados con Saldaña, (conducido por Jorge Isaac Saldaña Hernández), “en esa época el cajero ya era Garly y Pocaluz el pitero” nos dice Don Arcadio.


Hoy por hoy la Danza del Pochó llama la atención de diversos medios de comunicación nacionales e internacionales, los cuales acuden a presenciarla cada año, pero cabe mencionar que fue Don Manuel Bartlett Bautista, originario de Tenosique (1894-1963), destacado jurisconsulto periodista y político, cuyo cargo más representativo fue el de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien publicó en el diario Excélsior un ensayo titulado “Cojoes, tigres y pochoveras”, en los que describe detalladamente esta interesante tradición oriunda de nuestro hermoso Tenosique, llamada la “Danza del Pochó”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

PODRIAS DECIR POR QUE QUITASTES NUESTRA FOTO DE TU PAGINA

musica gratis sin descargar programas

musica gratis sin descargar programas
bajar musica sin descargar programas

VIDEO Y FOTOGRAFIA PROFESIONAL

VIDEO Y FOTOGRAFIA PROFESIONAL
TEL: 934-122-00-38 Y 9931692401

LA TECNOLOGIA ESTA A TU ALCANCE

LA TECNOLOGIA ESTA A TU ALCANCE
TODO CON LA MAXIMA CALIDAD Y AL MEJOR PRECIO PREGUNTE Y COMPARE

LINEY Y ADOLFO CLIP VIDEO

LINEY Y ADOLFO CLIP VIDEO
LINEY Y ADOLFO

NOTICIAS

Loading...

Archivo del blog